domingo, 24 de octubre de 2010

Post Chicanero


Gracias!!!


El trabajo, las obligaciones, la desidia, el ocio, las películas, el poco tiempo, me han hecho alejarme de la blogósfera, pero observo satisfecho que del puñado de posts que he publicado, han sido suficiente para hacerme merecedor de esto, lo cual les agradezco enormemente, gracias de veras, prometo volveré pronto, porque hay material, en cocción baja... :D
Yo, Pridamo Pristino, ganarme dos de los codiciados premiso del Joker..., habráse visto...
Ahora sé qué se siente el desfilar por Cartagena, pavoneando el rabito y saludar al público siendo la que tiene el trasto ese en la cabeza y el ramo de rosas en la mano, jejeje, sólo por molestar... no para ser odioso..., muchas gracias por leerme.




domingo, 11 de julio de 2010

Non Sancto


Mi mano sudorosa empuña el aire y se eleva, tocando suave la puerta, y no espera un segundo llamado cuando sorpresivamente abre, y me mira con sus ojos, como tranquilo, como lascivo, como inquieto, como asustado, y henos ahí..., yo, besando el humo que mitigaba sus nervios mientras me esperaba, y él..., besando las ansias que me consumen desde que por primera vez besé sus labios...


Huele a rosas, a claveles, a muerte, y a dulce...


Sus manos urgentes se entrelazan con las mías, y su mirada lasciva se vuelve lujuriosa, los gemidos retumban entre el recinto, acallando los míos, apagándose mientas su boca se retuerce en el afán inmenso de lamer mi alma, y él ahí, presa de mi iman carnal, mientras yo, intento desenvolver el cuerpo de la ataviada vestidura...


Ahí, los dos sólos, ante los ojos impávidos de estatuas gélidas que observan atentas, implorando benditas, por nuestras malditas ganas.


Ya no es dulce el aroma, huele a palo santo con matices de pecado, el olor satura el recinto previamente sagrado...


Carne será carne, hueso siempre ha de serlo, sus labios... delicioso vino. La locura del reprimido saciada temporalmente disparada lejos del cuerpo, manchó su sotana... supuestamente inmaculada, mientras yo, pienso y espero paciente, en el próximo domingo, esperando nuevamente empuñar el aire, besar sus labios, y pecar...


Con el redentor deseado...
---
No, tampoco me estoy acostando con un cura...
En el capítulo anterior
Angel de Ojos Claros: Palo?, lea todo lo anterior y me dice...jejeje
Potter: No me queda más que decir que de los comentarios hechos ha sido de lo más super ejpectaculá, me gustó particularmente el título del post, y sí, se aprendió la lección, papito: con la comida no se juega y mucho menos con la ajena". Y lamento decepcionarlo, soy peludo, pero hasta tener el culo de peluche...tampoco. (gracias!)
Milo: Disfrutaré, usted lo leerá...
Akira: Speechless, creo que ya lo he dicho todo...
Micifuz: Abrazos, tendré en cuenta a la señor Rocío, y no seré tan pendejo como ella...
Rocker: Creo que ya lo hablamos
Monchis: Frase para la posteridad "la comida de la calle sabe mejor que la calientita en la casa" espero que no hable con conocimiento de causa, jeje.
Joker: Mensaje captado.
Gracias

domingo, 4 de abril de 2010

Insertar Título Aquí



"io non avrei credutto mai di poter perder la testa per te..."



Recuerdo que de las primeras cosas que me dijo fueron parafraseando: "no busco nada, ya tengo a alguien". Qué hacer cuando muchas de las cosas que se buscan se materializan en alguien, y que ese alguien a pesar de su situación sentimental se encanta con tus encantos y tiene tanto encanto que te encanta?


Conocí a un alguien. Ese alguien me gusta. Qué hacer cuando ese alguien no es soltero? Yo creo que tengo una peculiar tendencia a complicarme el rato, pero si algo pueden concluir de todo lo que he escrito es que no sé de qué estoy hecho que siempre termino haciendo lo que no debo. Claro está que debo decir: Me resistí..., pero supongo que fue la labia(de él) y mi situación las que me dejaron creer...supongo


Yo tengo la usual tendencia a complicarme el rato, y esta es una de esas veces en las que quisiera pensar con el coco, y no rayarmelo. La vida se encarga de complicar más la cosas, este alguien se fue..., lejos muy lejos, fuera del país para más remate. La vida se encarga de complicar las cosas y usualmente yo no me ayudo, aparte, no sé siquiera qué pensar (podrá haber alguien más bobo que yo?)


La salida más fácil es dejar que los kilómetros de tierra entre él y yo surtan efecto, el encanto se pierda, pero no, ya obtuve la solución.



Antes de partir, me dijo algo así como que estaría volviendo, y que su pareja no estaría en el panorama. Segundo grave error mío, creerle... porque el primero fue "meterme" en el medio de una pareja, por muy pésima que estuviese la situación sentimental. Pero oh sorpresa para mí que a pesar de que entre las cosas prometidas fue más o menos que no iba a haber búsqueda activa de NADIE en esas tierras lejanas, me he dado cuenta que la búsqueda además de activa, es proactiva.


Como dice un diminuto amigo que es más idiota que yo, pero que a veces dice cosas interesantes "por más que esté en el peor chochal del mundo, siempre va a haber el "match" y siempre va a haber el "sex".


Pensé que era cierto que la situación amorosa de este alguien se iba a resolver y que los príncipes existen, y que hay gente en la que se puede creer, y que eventualmente iba a tener una bonita relación así fuera a distancia mientras volvía en el futuro próximo, pero no...


Eso me pasa por calabaza...



PS. LA FOTO NO ES MIA

Señores amigos del Blog, muchas gracias por los comentarios, para tener una mejor relación blogger-blogger, creo que es necesario adoptar eso que muchos hacen y es responder a los comentarios en los blogs siguientes, no sé de quién fue la idea, pero me parece bueno, además de cordial, jejeje, porque siempre me gusta lo que me comentan, pero nunca he respondido, así que...a partir de la próxima. Se cuidan.

sábado, 20 de febrero de 2010

De Cástor, Pólux y otros demonios

Señores, excusome por haberme ausentado tantísimo tiempo de mi modesto y poco visitado Blog, pero me agrada saber que algo mi ausencia se ha notado. Cosas han pasado, muchas cosas, pero para resumir, terminé mi larguísimo, tedioso, lejano, y tan sufrido rural, gracias a Dios! Ya tengo registro (yuju!), me fui de paseo para mi natal terruño a Carnavales (me porté bien, infortunadamente), me tocó volver a Bucaramanga para tramitar el registro (pero no volví a ver a ojos hermosos jeje) y la razón del post, conocí a un tipo. Espero de veras que las ausencias no sean tan prolongadas, porque entre esos ires y venires el tiempo se me consumió, y espero que volver a mi capital querida del alma, y el trabajo y demás me den tiempo para seguir escribiendo y tener cosas para comentar, como la siguiente.




Un día de esos de ocio montado en ese mugroso páramo, la dejadez interna, el morbo incipiente, la lejanía mental, y la tan asquerosamente pegachenta falta de oficio y fuerza de voluntad me hizo crear una cuenta en un sitio de esos hechos para crear perfiles para buscar machuco, o en su defecto un polvazo efímero con amnesia post coito. El cuento, yo tengo como perfil el icono par defaut, sin foto, con un mensaje espanta machos, que me ha servido para nada (pero así se queda carajo!), en el que digo que soy algo así como un freaky aparentemente más maluco que un coágulo con mocos, que come más libros que manes, cosa aparentemente muy poco atractiva para la horda de hombres y locas en celo en tal página la cual me reservo el nombre para que no caigan en tan malignas redes (jeje).


Entre penes y nalgas ofrecidas encontré un perfil interesante de un tipo "bien" según su perfil (de lo que sólamente el nick tiene) que me respondió a pesar de mi dejadez en el perfil, y de mi foto insulsa (privada) con gafas y bata, entablamos una conversación interesante, un tipo que perfilaba interesante bajo unas condiciones interesantes, con el que intercambié teléfonos, y en el que invertí un montón de minutos de mi plan. Todo parecía ir bien, me contó su vida en poco tiempo, me dijo que tenía un gemelo idéntico, del cual sospechaba compartía también su gusto por los hombres, y me juró con ahínco que era el tipo de gay que no ha pisado un bar en su vida, porque qué pecado!, que no conoce a nadie gay, que es todo un santo, y pues yo con mis dudas, como el huevonazo que no puedo dejar de ser, lo creí... a medias porque estoy aprendiendo jeje


Hubo un tiempo en que por algún polvo mágico (literalmente), desapareció como por arte de magia, sin más ni más, pero así como se fue, regresó, dizque alejado por problemas familiares, bla bla bla. Ya cuando volví a Bogotá, nos vimos, y pa qué el tipo era todo lo que decía ser, físicamente estaba bien, y esa labia que me gustó desde el principio no era una pantalla, su verborrea tenía un encanto para mí indescriptible. Debo confesar que para mí los hombres inteligentes tienen un encanto que supera con creces aquello que puedan ofrecer con sus dotes físicas, y que una "Verbosidad persuasiva" + Elocuencia + Inteligencia - Carreta = a un TIPAZO que para mí... se traduce en hipersalivación evidente y que usualmente me suele encantar.


Nos vimos un par de veces y decidimos ir a un bar de mala muerte para tomarnos algo, mostraba un nerviosismo único, tanto, que me parecía que era cierto por estar en un sitio lleno de pecado. Las cosas transcurrieron bien, hasta un día que no contestó llamadas, se perdió con evasivas: "están pintando la casa, no podemos vernos" jejejeje, ese día estaba planeado, saldríamos a un sitio gay a tomarnos unas cervezas y pues sería un buen día fuera de morbo. Yo, entendiendo perfectamente el mensaje emitido, decidí irme a perder en los brazos de mis amigos, desgraciados con menos oficio que el que usualmente tengo y el tedio, el morbo y demás nos llevaron donde todos los pecados y las maricas se juntan aunque lo nieguen las malparidas... un sauna.


La vida es una perra como dije en el último post, pero a veces es tan chistosa que oh sorpresa, al llegar al sauna me encuentro con el susodicho, en bola, acariciándole el pelo a un man que yacía de forma tierna en su regazo, y al verme no pudo ocultar su sorpresa, el rubor de sus mejillas y el de sus orejas evidenciaron lo que sentía, pero su expresión se volvió impasible, tanto que me pareció perturbante, yo temblaba de la ira, no podía hacer nada, porque ¿qué tal que fuera el gemelo marica? entre los vapores que borraban su figura lo detallé a lo lejos, y él me lanzaba de vez en cuando una mirada tímida.


Yo no soy de esos que hacen shows injustificados, y no lo hice, sólo lo puteé mentalmente, decidí llamarlo al celular, y obviamente no me contestó, porque no llevaba el celular consigo (estaba en bola), sólamente me miró con cara de cordero, y me confirmó que por más idéntico que fuera su gemelo, era él el mancito que había conocido, haciéndose el imperturbable para culpar a su gemelo, decirme que él no era ese que yo había visto y que estaba supervisando cómo se secaba la pintura sobre las paredes de su casa. No pasó absolutamente nada y en este aspecto no tengo por qué mentir, cosa que me parece, fue lo mejor. Con esta última "experiencia" me pregunto cómo creer, si los hombres somos tan así, confieso que quiero creer, creer nuevamente en alguien, olvidando todas las mentirotas que me han dicho que les he confiado a través de este blog, pero en fin... Memorable la situación y extremadamente risible.


Era él no me queda la menor duda, tan es así su vergüenza que jamás volvió a llamar, no se volvió a reportar, sólo me he reído mucho de la situación parecida a la típica situación de la novela ridícula donde la gemela malvada hace fechorías culpando a su inocente, casta e impoluta hermana idéntica, pero qué vainas que me haya tocado a mí la malvada, y la más morronga.





viernes, 18 de diciembre de 2009

Con el rabo entre las patas





Hoy es una de esas noches flojas, frías y flojas, y yo aquí con mi precioso culito al aire, con aires de diva me pavoneo por toda la calle, despertando la envidia de todas, porque he hecho unos pesos más, y porque tengo algo de reina, por supuesto. Esto de ser marica y aprovecharme de eso para conseguir plata, no es nada fácil, no sé a qué le llaman vida fácil cuando hay veces huelen a vómito, y tienen el pipí sucio y toca metérselo a la boca y toca no hacer cara de guácala… afortunadamente aún no alcanzo los 30, espero que la hora de ser la “mujer marchita”, llegue pero bien tarde.



Yo solía ser todo un varoncito, y para eso me criaron, pero como era bien terco (ahora soy terca) no me pudieron quitar lo marica a golpes, y era la más nena del barrio según decían, y tampoco llorar me servía para no ser marica. Con el tiempo aprendí a quererme como soy, y habían ciertas cosas que me llenaban de orgullo, era el del pipí más grande en la casa (un verdadero orgullo), comparado con mis dos hermanos, pero lo que quería tener grande eran las tetas, más grandes que las de mi hermana mayor, y heme aquí con un par de tetazas, que si me viera esa tonta ahora, se caería de la envidia. Mis hermanos me tenían envidia, lo sé y eso me llenaba de dicha, porque ellos no tenían más que unos tuberculitos que fácilmente podían no ser penes.



La vida es una gran puta, y la mía ha sido de las peorcitas, cuando me vieron soplándole la velita a mi primo Carlitos, decidieron echarme de la casa por mayoría de votos, era la salida más fácil, y en las calles progresivamente me convertí en la reina de esta calle, de la mejor manzana, y en la más arpía de todas, aunque por dentro soy blandita como no se imaginan. Después de que me echaran de la casa, procuré seguir estudiando, porque “una tiene que ser alguien en la vida” decía la estúpida de mi hermana. Y yo sí que soy alguien, pero pues como soy un hombre con tetas para la mayoría de los mortales, mis cartoncitos no sirven para nada, de una u otra forma me vi inmersa y obligada (aunque siempre tuve un alma putonga) a mi oficio actual. Primero era una mariquita con rellenos, y luego me hice mis cosas, retoques, detallitos, pero decidí que mi palito se quedaba conmigo, por supuesto que se quedaba porque es un atractivo poderoso (junto con mis tetas, claro está), es grande, pero tengo la habilidad de esconderlo, y parecer la Señorita Amazonas en traje de baño, con una panochita de ensueño desfilando gloriosa por la pasarela en Cartagena, y no notarse absolutamente nada. Las envidiosas me dicen la perra arrepentida “con el rabo entre las patas”, pero eso es envidia de mi cuquita divina de mentiritas. No es por dármelas, pero soy toda una dama, cuando me visto como tal, y puedo pasar por la más mujer de todas, insisto, hasta más bonita soy que la idiota de mi hermana, claro que si me ven por la calle, dicen, por supuesto, que soy una vagabunda, pero una cualquiera jamás, eso se los aseguro.



Mis clientes son de todas clases, trato de ser selectiva, claro está, pero hay noches como hoy, que cualquier adefesio que se aparezca, tengo que hacerlo sentir como el príncipe de Mónaco (que creo que hasta es marica el tal príncipe), y hacerlo ver las nubes a cambio de plata. Las cosas no son fáciles para nadie, y viendo a mis clientes, me gusta mucho lo que soy, a pesar de lo que pueda decir la gran sociedad de mí. La mayoría de mis clientes son casados, con hijos, y mientras me los como soy feliz de ser quien soy y no tener que esconderme para que alguien me dé placer, y peor, pagar para que lo hagan. Tengo uno que otro cliente famoso, y eso me hace feliz, porque puedo ver las telenovelas y decir “a este le gusta que le den”, o “este lo tiene bien chiquito” y morirme de la risa recordando cómo los hago gemir.



La vida es triste para mí, no lo puedo negar, porque en estas condiciones, saliendo de noche a repartir mi amor y que me paguen por eso, a veces creen que no soy digna de amor, y creen que soy feliz con la cara untada de maquillaje, y semen, pero no es así. Tengo el amor de las “chicas”, mis pares (claro que no tan bellas ni tetonas, ni reinonas como yo), pero no tengo lo que siempre he añorado, un amor diferente, el amor de un hombre que me valore por lo que soy, que acepte mi pasado, y las razones de éste, toda mi vida lo he deseado, ese hombre de pelo en pecho ( puede ser lampiño, no soy exigente) que me haga sentir toda una dama, y que le fascine mi pipí descomunal. Esperaré mientras, con mucha paciencia (viendo la vida pasar), quién sabe, tal vez en el próximo carro que pare, se asome mi príncipe, y yo, cenicienta, con mis tacones ya puestos y mi precioso culito, se lo haga gratis, me vaya al lado de él, a ser felices mi pipí, mis tetas, él y yo.





P.S. Producto de la imaginación y de los pocos ratos de ocio. No soy activista, y tengo mucho de homófobo (no lo puedo negar) pero de vez en cuando creo que está bien ser medio humano, y que no tiene caso discriminar.





Recomendaciones:



El beso de la mujer araña. Manuel Puig (Libro)

Al diablo la maldita primavera. Sanchez Baute (Libro)





martes, 24 de noviembre de 2009

Chicamocha


Por cuestiones académicas he estado lejos de la pantalla, y esas cuestiones académicas me han hecho viajar, afortunadamente para liberar todos esos malditos demonios que llevo dentro. Esta vez le tocó el turno a la muy hermosa (opinión muy personal) ciudad de Bucaramanga. Cuatro días, cuatro noches, academia, calor, apenas para los malos pensamientos.


Ya lo había visto en la fila del teleférico, alto, apenas para mí, delgado, una hermosa piel tostada, y unos ojos de ensueño, y como reza en El Nombre de La Rosa (Eco), "había algo femenino en su mirada" que me dio a entender que podía mirarlo y en el peor de los casos no ser correspondido. Estaba acompañado por un perro hermoso, de esos con ojos como los de él, que lo miran a uno con cara triste, y además lo acompañaba un tipo que deslucía al lado de él y que tachaba su belleza. Veníamos en grupo y no podía por más que quisiera quedar con él en la misma cabina, la media hora de ida me tocó con mi grupo, pero de vuelta tuve la deliciosa fortuna de quedar con él, en ese momento me vio, lo vi, nos vimos y la media hora de cable atravesando el cañón fue eterna, y por más estúpido que suene el atardecer jugó con su mirada e iluminó sus ojos claros, fue tan evidente el juego de miradas que mi acompañante (una amiga) no escatimó en comentarios para hacerme sonrojar diciéndome que qué lindo muchacho el que me levanté y qué bonitas las miradas que intercambiamos. Fue una media hora de ensueño, porque pude, y hace rato no lo hacía, perderme en unos hermosos ojos y ser correspondido, pude perderme en la infinidad debajo de unas pestañas y sentirme vivo, muy poco usual que ese tipo de cosas me sucedan por acá en este páramo perdido.


No tuve la valentía de decirle nada, hubiese sido muy obvio, pero bueno, eso me pasa por ser marica, igual, consuelo de tontos, el tipo con el que estaba tal vez era su novio e igual hubiese estado mal, porque no se codiciará la mujer del prójimo. Justo antes de que el teleférico terminara la ruta, esbocé en mis labios una tímida sonrisa que fue deliciosamente correspondida, y sobre el abismo en ese justo momento me sentí feliz.


Una mirada tímida en tierra firme a manera de despedida, y mi camino se alejó del suyo, lástima. Todo esto para decirles, visiten el parque, una muy bonita experiencia, tal vez, queden colgados en un cable de muchos kilómetros con una bonita cara y una hermosa sonrisa, que les alegre el camino.




P.S. ¿Romanticón idiota y sin remedio?: completamente culpable

sábado, 31 de octubre de 2009

Hector V

Ya estaba en ese punto de no retorno, me sentía inerte de tantos sentimientos que recorrían mi ser todos juntos en ese momento. Aunque tal vez no lo crean, no lloré, no tuve lágrimas en ese momento para derramar. Quise seguir hasta el final, y debo decir que es lo más masoquista que jamás haya hecho. Quise comprobar que mi novio querido no me estaba haciendo una mala jugada, quería que todo fuera un invento, una broma, o una exageración de su parte para hacerse ver como alguien de más experiencia. Pero no..., no fue así. Al preguntar por sus últimas experiencias me dijo, sin pedirle detalles, que el primero fue un tipo de 36 años "buen cuerpo, pero la cara no tan bien" y que el último en su lista había sido "alguien muy interesante, un tipo no muy lindo pero que era todo un tipazo", y me clavó un hacha en la espalda diciéndome "eso fue hace una semana, y la verdad no me arrepiendo de lo que hice". Eso quería decir que mientras yo me compraba "La inmortalidad" de Kundera y creía que él estaba con un amigo estúpido maricotas, él se revolcaba con un tipo, y era plenamente feliz haciéndolo.


Ahí se me vino absolutamente todo abajo, las piernas me temblaban, no podía articular, ni digitar, creo que incluso no podía pensar. O tal vez sí, pensaba que qué imbécil el novio que tenía, que le soltaba la lengua a un completo desconocido, y no tener dos dedos de frente como para quedarse algo para sí, me contó su vida, no sabiendo el que estaba al otro lado de la pantalla, me contó sus aventurillas sexuales, no sabiendo que me estaba matando al otro lado. Sentí que el castillo dulce rodeado de pajaritos zonzos, se desplomaba encima mío. Ya en ese momento creo que no había más hígado para resistir, no pude más, creo que hasta ese momento, fue suficiente, me vi herido, con el autoestima por el suelo, humillado, burlado, y tras del hecho yo no era sino un novio aburrido, cuyo interés quedaba en segundo plano.


Decidí suspender la conversación, me quedé en "silencio" un momento, y decidí llamarlo, (recuerden que era viernes 9:30 pm, vivimos a 4 cuadras), lo saludé como acostumbraba, tragué 3 litros de saliva, aguantando las ganas de insultarlo, sólo por dos minutos, le pregunté qué hacía a lo que respondió: "Viendo videitos chistosos en Youtube", le pregunté que si podíamos vernos, sólo un momento, le dije: "Es viernes, noche, estamos cerca, hagamos algo...", su respuesta fue una negativa rotunda..., (ahora me pregunto si tenía pensado encontrarse con mi inexperto amigo Iván), le insistí un par de veces, porque quería que nos vieramos y hacerle el reclamo en vivo, sin shows, pero tan obtuso personaje se negó rotundamente, argumentando que estaba en pijamas, que la mamá..., que yo no sé qué. A las 9:35 de la noche, del 12 de diciembre de 2008, Pridamo explotó y le dijo todo esto que les está contando, con la ira más grande que jamás haya sentido todas las palabrotas que me enseñaron en la costa no fueron suficientes para insultarlo, le dije el verguero más grande que jamás haya salido de mi boca, le dije que me esperara en la puerta del edificio que iba para allá, y que más le valía estar ahí, pues estaba seguro que se iba a aparecer, no me gustan los espectáculos, pero hubiese sido capaz de bajarlo desde ese quinto piso a gritos, por lo menos en ese momento hubiese sido muy capaz, estaba lleno de una ira indescriptible.


Para mi sorpresa, me lo encontré una cuadra antes, con los ojos rojos, llenos de lágrimas, y no me creerían el llanto incoercible que tuve que presenciar, perdón, y perdón, y más perdón me decía, y más lágrimas, y yo... palidecía de la ira indescriptible que sentía, le dije lo típico, que era lo peor que se muriera, bla, bla, bla. Aún me sorprendo de mí mismo, tiempo después me arrepentí de no haberlo molido a golpes en ese momento, creo que se lo merecía, pero no hubiese sido capaz jamás de golpear a nadie, mucho menos a alguien a quien quise tanto (además estábamos justo diagonal a una funeraria, repleta por cierto). ´


Lo que hice en los días subsiguientes, fue llorar, estar muy triste, devolverle todo lo que me lo recordaba, y darme cuenta que era un total infeliz. Me tocó verlo varias veces por reuniones en la universidad (recuerden que nos ibamos a graduar) y pude verlo tan feliz, tan contento, tan pleno, mientras mi tristeza y mi pesadumbre hedían a kilómetros. Además de aplastarme de esa forma, no contento, remató diciendome en mi propia cara, que todo tiene su final, que no me había dicho por lástima (palabras textuales), por miedo a que yo cometiera una locura (que me suicidara o algo así..., ja!) y que el último tipo le interesaba (hope you get along), y que además de tooodo me iba a terminar ese fin de semana. Aún me pregunto cómo carajos no fui capaz de molerlo a golpes.


El día del grado, me dirigí a él y le dije que quería que me tomaran una foto con él, la mamá la tomó, le dije que se acordara de mí toda su puta vida cuando la viera, y hasta el día de hoy no lo he vuelto a ver . Puse paredes, selva, y kilómetros de tierra entre él y yo. A veces vuelve su hedor en forma de recuerdos, pero puedo decir que he vuelto a mí.



La vida me enseñó a las patadas lo difícil que es tener una relación, agradezco a los Dioses del Olimpo el haberme dado cuenta antes de cometer alguna estupidez (rules must be obeyed) , sé que mi modus operandi no fue el más honesto, pero me libró de un ser despreciable y lo mejor, pude comprobar lo que me sospechaba, me di cuenta que nunca se conoce a alguien por completo, me convencí que hay gente completamente absurda rondando por ahí, y que siempre se pueden obtener sorpresas de la inconmensurable estupidez humana (como en este caso). No sé si vuelva a creer en el amor, no sé si vuelva a enamorarme, no sé si conozca a alguien interesante, pero conociéndome sé que así va a hacer. Ahora puedo decir, soy feliz, muy feliz, y más feliz aún de darme cuenta que no fue una pérdida, el ganador fui yo...

Escribí todo esto a manera de catarsis, y juro que es la última que hago, era simplemente porque necesitaba decirlo, necesitaba desahogarme por última vez y además porque es una buena historia. Si Hector hace rato estaba muerto, ahora puedo decir que con esto está enterrado. Hoy se cumplirían 4 años y 3 días de noviazgo, celebro porque no haya sido así. Dondequiera que esté espero que vea esa foto y le de una punzada en el estómago, y sienta el mismo hachazo en la espalda al darse cuenta quién y a quién realmente perdió...




Muchas gracias por leerme!!! (lots of comment please...)