sábado, 2 de mayo de 2009

Mayo 2 por la tarde...


Quisiera recordar con ternura el día anterior a ese, pero no puedo, la fuerza del dolor no me lo permite, y simplemente todo aquello que alguna vez quise, adoré, se desvanece en tus manos, mientras las destruyes al cerrarlas. Cómo quisiera ser de cristal, para que sintieras mi dolor mientras me quiebro entre tus manos.

Han pasado más de cuatro meses, no puedo decir que duele como ayer, como hace una semana, porque a decir verdad es cierto que las heridas del corazón sanan, lento, muy, muy lento, pero sanan. Hace más de tres meses que no sé nada de ti, ni dónde estás, ni cómo estás, ni con quién te revuelcas a esta hora, y la verdad no sé si me haga bien siquiera tratar de imaginármelo, espero que lo disfrutes, como sé que lo estás haciendo.


Hoy es uno de esos días cualquiera en los que te extraño a pesar de las heridas, a pesar del dolor, me dueles, me duele tu ausencia, me duele sentirme que me quisiste y que ya no, porque así lo decidiste, me duele sentir que te fuiste de mí, y yo hasta el día anterior a tu partida quise tanto de ti (!), recuerdas cuando te dije que nos casáramos, que quería que viviéramos juntos, que quería un perro contigo, ¿gran perro infeliz? ¿Recuerdas?, me dueles en el pecho H, me dueles como nada.
Toda esto me lo pudiste haber evitado, crees que por marica me merezco esto?, te amaba gran cabrón, te amaba como a nada, y quería irme contigo lejos, lejos de aquí mi amor, amor lindo, vida, cielo, quería ese perro contigo, no te quería perro a ti.


Aclaro, jamás tuteé a este personaje..., pero sí es más que real el sentimiento expresado

2 comentarios:

  1. Jamás, hombres humanos,
    hubo tánto dolor en el pecho, en la solapa, en la cartera,
    en el vaso, en la carnicería, en la arimética!
    Jamás tánto cariño doloroso,
    jamás tan cerca arremetió lo lejos,
    jamás el fuego nunca
    jugó mejor su rol de frío muerto!

    Cesar Vallejo

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar