lunes, 17 de agosto de 2009

Lecciones de astrología


Soy una estrellita dorada, me dijo un amigo un día cualquiera y no tenía idea de qué me estaba hablando, luego me enteré que: Estrellita Dorada: Adj, masc, sing. Dícese de aquel hombre homosexual que no ha tenido relaciones sexuales con mujeres, de ningún tipo. Al parecer los besos no aplican, y menos si dichas mujeres saben que eres gay, según me comentó mi sabio y conocedor amigo.

Confieso que no tengo nada en contra de las mujeres, me parecen excelsas, maravillosas, e incluso me han llegado a gustar, y mucho, más de dos féminas, pero jamás me han inspirado nada que incluyan boca, manos y lo otro..., jamás. El sexo con las mujeres hasta me resulta algo complicado, por aquello del orgasmo, del punto g, y dada mi condición de amigo del aseo, hasta un poco nauseabundo el asunto con las chicas.


Itero, nada tengo en contra de las mujeres, pero en mi práctica profesional, los genitales femeninos dejan mucho que desear, y dado la condición patológica subyacente motivo de sus visitas y de la exposición de dichos genitales a estos ojos impolutos, me he dado cuenta, confirmado y requeteconfirmado, que me quedo con los hombres...


Entonces también soy una estrellita dorada, al igual que muchos de mis amigos por lo visto, y en lo que a mí concierne seguiré igual. No que tenga nada en contra de las mujeres, no señor, pero me resulta orgánicamente imposible después de saberme gay tocar con mis manos algo que no sea un hombre, sé que he sufrido, sé que he llorado, sé que lo seguiré haciendo, gracias a los perros, cochinos, insufribles caballeros , sé que definitivamente somos de lo peor como dicen las damas, pero qué le vamos a hacer, los hombres (suspiro) somos los hombres, y las mujeres, sencillamente no son lo mío.


P.S. Haciendo alución a la consabida saga del adolescente mago bonito, aplica también el término de sangre sucia, para aquellos que no pertenecen a la horda de estrellitas doradas que andan por ahí virginales, y que decidieron aventurarse en la complicada anatomía femenina...


Lo anterior, aclaro, no es con ánimo de burla, y va con todo el respeto para todos, es simplemente un escrito más, haciendo loas grandes a ésto tan chévere que llamamos diversidad...

10 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, revisando por acá por primera vez... creo que estamos de acuerdo en que eso de la anatomía femenina es muy complejo, pero personalmente para mi es más baboso que complejo... por eso no he hecho exploraciones a fondo jamás en mi vida y espero no hacerlas nunca.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Jamas pondria en juicio tu etica profesional, se nota que de eso mucho posees!!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hi.

    Pues no se cada loco con su tema y de todo para todos...que cada quien pruebe el pastel qu mas le guste, y que pasa si le gustan de varias clases?

    ResponderEliminar
  5. en alguna lejana etapa de mi vida bebi de las fuentes de Venus, pero en cuanto conocí el torrente incontenible de Marte no he sentido la menor necesidad de regresar a saciar la sed.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  6. Hola

    Por aqui agradeciendo tus visitas y comments.

    Entonces yo tambien soy estrellita... aunque no lo niego, he tenido mis dudas acerca de volverme "un poquito" sangre sucia jajajaja.

    Por ahora coincido contigo... mucho mejor con lo hombres... a pesar de...

    ResponderEliminar
  7. Yo si es que confieso que no puedo con el olor de aquel asunto, es que ni siquiera me aguanto los splash esos de victoria secret que las chicas usan a cada rato, así que ni hablemos de eso... Por otro lado, me parece que no es una cuestión de ser amante del aseo o no, si no más bien de algo químico pues... Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Estrellita dorada! Ese no lo conocia! xD Soy una estrella dorada también... Nacimos así con esos gustos :)

    ResponderEliminar
  9. Mirá vos, eso de estrellita dorada jamás lo había escuchado. Digamos que soy estrellita dorada y bien dorada, pero con un lapsus sangre sucia a los 15 años. Pero me quedó con el paseo de la fama de estrellas doradas.

    ResponderEliminar