viernes, 4 de septiembre de 2009

Soledad Eterna


En estos días varios de los blogs que frecuento han hecho alusión a algo que me estaba rondando en la cabeza por estos días, la soledad, y en particular, la soledad de nosotros como gays.


Unos dicen, toca resignarse, otros dicen, toca esperar al príncipe rosa, otros dicen, disfruta la vida y vuelvete un vagabundo... no hay unanimidad acerca de dichas opiniones, afortunadamente, pero se observa una triste constante..., al parecer la mayoría de nosotros piensa que el destino de todos es el terminar sólos(as), viejos(as), arrugados(as), criando los sobrinos, cazando pollitos en los saunas, buscando sexo por internet, y hasta pagando por los servicios de algún macho lampiño superdotado (de abajo), reuniéndose con los amigos(as) igual de viejos(as) y solos(as), a hablar mal del prójimo y a evocar la felicidad del ayer.



No sé de quién fue el bendito invento, si religioso, social (o demoníaco) el hecho de tener que estar la mayor parte de la existencia después de cierta edad en la vida, acompañado de alguien, formar una vida juntos y ser "felices", de tener compañía eterna, y tener perros, hijos, gatos, lavadora y secadora, tal es la presión social, y mental, e incluso biológica, que se llega al punto de rayar en el desespero en las epocas de soledad. La soledad se toma como una imperiosa carga que hay que llevar sobre las espaldas, y que a algunas personas corroe lentamente el autoestima (triste soledad).

Hace unos nueve meses me encuentro sólo vagando por el mundo sin pareja ni nada que se le parezca, ni un prospecto, Gracias a Dios...(?). Reconozco que la soledad es muy mala compañía, y pésima consejera, que tire la primera piedra el corazón solitario que no piensa bobadas y no ha cometido locuras por no tener freno de mano al lado. Yo lo confieso, hay momentos en que siento una extraña necesidad de compañía, que no es satisfecha por la compañía de amigos, ni de familia..., es otra cosa. (Lozenge Of Love - Radiohead)


Debo confesar que tal vez soy ingenuo, que tal vez soy un romántico empedernido, tal vez un tonto, pero me rehúso a la idea de que quedarme sólo y triste y creerme que nadie en este mundo vale la pena, que el amor no existe y que todos somos unos perros infelices, que buscamos citas en el chat y copulamos como conejos siendo infieles como si fuese un pasatiempo. Debo decir que me han dado duro, que no he sido ni remotamente de buenas en estas cosas del amor, que me han puesto los cachos, que he llorado, y que de vez en cuando lloro, que me duele, pero ni con todo eso creo que debería dejar de creer (a veces).


En esta soledad que me acompaña pienso en el pasado, miro el futuro tratando de entenderme, y esperando que todo resulte de alguna u otra forma... mejor.


Me rehúso a la idea de que la felicidad no existe en forma de alguien que valga la pena, me rehúso a la idea del estereotipo del hombre gay solo, solterón cuando viejo..., me rehúso a la idea de que esta soledad sea eterna y que la felicidad no llegue jamás, reconozco como dice una sabia colega por ahí, que "la existencia debe ser lo suficientemente hermosa para poder vivirla sólo", y tiene razón, mientras se esté sólo se debería ser feliz, y es lo que procuramos hacer, pero a veces, no lo neguemos señores... necesitamos esa mano extendida, que nos invita a la felicidad, que queremos a veces, sólo a veces, sea eterna...


9 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Le arrancaste un suspiro al Milo... cosa que muy pocos bloggers han hecho. De todas maneras hay una cosa muy clara, y es mi prédica diaria, hay que invertir en amigos porque los amantes son esquivos. Y sí... a veces hace falta, mucha, mucha falta.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  3. Prídamo.

    Todo a su tiempo, ok, te lo digo mientras dueblo mi ropa y la meto en los cajones, alistando mi semana laboral.

    Quizá es necesario anhelar la compañía valedera y valorarse tambien uno mismo antes de recibir la bendición de un amor honesto.

    Reflejas algo que mas de uno pasa... unos por que teniendo abundancia no siembran, otros por que no saben sembrar y otros por que hemos escogido no sembrar por ahora en términos de relaciones afectivas.

    Coincido con Milo... amigos...la familia que se puede escoger.

    ResponderEliminar
  4. Yo siempre he dicho, crecimos en un mundo alienado por Blanca Nieves y Veronica Castro; quizas e sparte de la estrategia de una empresa que necesita vender flores o chocolates en San Valentin, pero eso de estar solos nos asusta por qu enos han dicho que es asi.

    Se teme a la soledad en la vejez pero no en la juventud, como si la juventud como valor implicaria automaticamente la compañia, es solo otro esquema de valores y nada mas, uno debe realizar su vida, se tiene una sola y se debe tener un plan para vivirla, ese plan es en ultimas poder hacerse lo que se quiere, si eso se realiza con alguien al lado, es de pro si valor agregado.

    PD. Expresando mi humilde opinion siento que a veces los maricas actuamos como las mujeres de antaño cuya realización en la vida se basaba en conseguir marido y nada más. (Es solo un punto de vista)

    ResponderEliminar
  5. Desde mi punto de vista uno no es feliz o triste... la vida simplemente se compone de momentos de soledad, otros de tristeza y algunos de felicidad; es la suma de todas esas vivencias lo que conforma la existencia.

    La felicidad como estado permanente tiene que ver mas con la actitud ante la vida y sobre todo aprender a disfrutar lo que cada día te trae.

    Tu puedes encontrar alegría en tus momentos de silencio, en otros acompañado ya sea de amigos o de algún amante de ocasión; sin embargo es claro que la satisfacción no depende de los demás... solamente de tí.

    si no te puedes hacer felíz a ti mismo, no vas a encontrar eso en nadie mas.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  6. La vida nunca nos pone fardos que no seamos capaces de cargar.

    Bueno, llevas nueve meses. ¿Que has hecho en ese tiempo para estar listo para cuando el que te merezca llegue?

    Un fuerte abrazo

    Quike micifous

    ResponderEliminar
  7. Maravilloso post, querido amigo blogero. Y me uno a tu opiniòn, pero me resisto a creer en una madurez y vejez solo y amargado. Creo en el Amor por sobre todas las cosas y ando buscàndolo sin descanso. Y la felicidad la encuentro y disfruto a cada rato porque no creo en ese estado permanente más que en la Eternidad. Pienso que deberìamos vivir un dìa a la vez para no perderlo pensando en el futuro que es incierto. Al Hoy le apuesto todo.

    Abrazos mágicos y púrpuras

    ResponderEliminar
  8. Pridamo...es natural sentirte como te sientes, todos nos sentimos asi, mas aun los buenos de corazon y romanticos que queremos algo mas que una follada y muchas veces nos da mas placer un simple gesto tierno como un abrazo o que se preocupen de que tal fue nuestro dia...yo creo que si se puede, pero el amor verdadero, al igual que la amistas verdadera no es algo de hallarse a diario ni facilmente; y yo creo que la clave es persistir y persistir siendo fieles a nuestras convicciones...el mundo es un enorme pajar, peo asi mismo hay bastantes agujas regadas por ahi, pero simplemente la paja las oculta muy bien o no nos sirve todas las agujas sino mas bien algunas...yo de momento no he sido nada afortunado en el amor, con mi errores y aciertos, aun no se que es el amor correspondido...pero no me rindo porque mientras yo me digo donde esta el, alguien en algun otro lugar pregunta lo mismo hacia mi...fuerza, persistencia y bastante corazon...adelante que si se puede (he visto de cerca casos que si lo confirman de forma asombrosa)

    ResponderEliminar