viernes, 16 de octubre de 2009

Hector III

Después de esa pelea en abril, todo pareció estar bien, pero sólo fue por un tiempo, porque después todo siguió tornándose más tenso entre nosotros dos, después de encontrar ese tal registro no me atreví a preguntarle si la cuenta era de él durante unos meses, porque sabía que me iba a responder que no, y en efecto fue así, el día que le pregunté me dijo que cómo se me ocurría, hasta se molestó el personaje porque yo me atrevía a pensar mal de él, entonces decidí no darle aparente trascendencia y averiguar por mi parte si tenía la razón o dudaba ciegamente de la persona que tanto me quería, la duda siempre la tuve, y no nos digamos mentiras cuando se duda, las cosas simplemente tienden a marchar mal, en este caso muy mal.
Decidí seguirle el juego entonces, y de ahí surgió Pridamo, un personaje ideal que me haría de una vez por todas enterarme de lo que pasaba, resulta que el registro de msn, me decía que el señor bogotáxxx, se conectaba justo los días en que yo estaba de turno en el hospital, a altas horas de la noche, mientras mi idílica pareja aparentemente dormía, y yo inocente trabajaba. De vez en cuando me conectaba desde el hospital con la cuenta de Pridamo, a ver si desde el otro lado alguien se conectaba, sin éxito durante mucho tiempo. Pasó tanto tiempo que volvimos a Bogotá, los internados suelen acabarse en noviembre, fecha para la que volvimos, calabaza cada quién para su casa, pero infortunadamente ahora vivimos a cuatro cuadras, casi que en el mismo barrio. Pridamo tuvo éxito un día, el 11 de diciembre, al otro lado, bogotáxxx se conectó me contestó el saludo, pero me bloqueó, aún no sé por qué, pero así lo hizo.
No me siento orgulloso, y hasta algo de vergüenza me da confesar lo que hice después pero para mí en el momento justificó, dado que pude comprobar que tenía la razón, y que la persona con la que había compartido tanto, y a quien tanto quería al parecer se le acabó el sentimiento..., lo triste era que yo no tenía ni idea.
Esa misma noche decidí crear una nueva cuenta, un perfil ficticio de alguien asequible, por lo menos para él, acorde con sus gustos, se llamaba Ivan. Ivan acababa de salir de una relación con una mujer, novato en los asuntos homoeróticos, decidiendo experimentar con alguien bien, un tipo "bien", con un perfil "bien" al que el sexo le pintaba hasta "bien". Las manos me temblaron todo el tiempo, me tocó en el computador de la casa, porque el portátil al que me había hecho a principios de año, me lo robaron, y ahí delante de mi hermano menor, procurando tener más hígado que corazón y que sesos, mientras él veía muñequitos, yo agregaba a Hector a la cuenta de Ivan, para ver qué resultaba de ello, hasta el día 12 obtuve respuesta, Hector se conectó, y mi corazón latía a mil, les juro que hasta ese momento quise que fuera todo mentira, y que la persona que estaba sentada en la pantalla al otro lado no fuera él, preferí millones de veces morderme la lengua, y rogué a millares de Dioses porque él no fuera, pero infortunadamente al conectarse mostraba una foto que yo, algún domingo de aquellos en los que se quedaba conmigo, le tomé...

6 comentarios:

  1. Pridamo

    Aqui es donde la honestidad entra en brillo por la ausencia que tiene.

    Que les costaba ahorrase todo eso y mostrarse tal cual eran?...sobre todo a él. Lo digo yo, que lo hago en la mayoria de las veces... y no creas, no siempre funciona.

    No quiero parecer juzgar, solo emito la opinion desde la tranquilidad que dan los porrazos de los años... por que ami también me latió el corazón frente a una pantalla y a mi vez hice que a alguien le latiera por mi.

    Bella historia, entretenida... Quiero mas.

    ResponderEliminar
  2. Un dia, mi novio me llamo, escuchaba como al tiempo qu ehablaba conmigo tecleaba en su computador, entre con un perfil de su preferencia al chat donde sabia frecuentaba, tardo segundos en saldurame y enmenos de 10 minutos me habia dado el correo de el, con lo cual confirme que me engañaba, es dura esa decepcion, que fortuna no creer en el amor.

    ResponderEliminar
  3. Por ahora no he pasado por una experiencia tan tormentosa, pero esta se pone cada vez mejor!!!!!

    Insisto pero "como goza uno con el dolor ajeno"!!!! no mentiras, pero me despierta mucha curiosidad y claro que esperare la siguiente publicacion....

    Un gran abrazo!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola,

    Seguramente la vida te ha ido enseñando que lo que mal empieza... mal acaba.

    Luego del rompiemiento lo mejor habría sido poner tierra de por medio o al menos no tratar de contactarlo de alguna manera así fuera virtual.

    Espero que aprendieras la lección.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  5. Genial. Por fin, alguien me deja queriendo más... y disculpa el morbo, pero el valor literario que le estás dando a la historia está por encima de eso.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  6. En espera de la siguiente parte,

    Besos,

    Sandum

    ResponderEliminar