sábado, 31 de octubre de 2009

Hector V

Ya estaba en ese punto de no retorno, me sentía inerte de tantos sentimientos que recorrían mi ser todos juntos en ese momento. Aunque tal vez no lo crean, no lloré, no tuve lágrimas en ese momento para derramar. Quise seguir hasta el final, y debo decir que es lo más masoquista que jamás haya hecho. Quise comprobar que mi novio querido no me estaba haciendo una mala jugada, quería que todo fuera un invento, una broma, o una exageración de su parte para hacerse ver como alguien de más experiencia. Pero no..., no fue así. Al preguntar por sus últimas experiencias me dijo, sin pedirle detalles, que el primero fue un tipo de 36 años "buen cuerpo, pero la cara no tan bien" y que el último en su lista había sido "alguien muy interesante, un tipo no muy lindo pero que era todo un tipazo", y me clavó un hacha en la espalda diciéndome "eso fue hace una semana, y la verdad no me arrepiendo de lo que hice". Eso quería decir que mientras yo me compraba "La inmortalidad" de Kundera y creía que él estaba con un amigo estúpido maricotas, él se revolcaba con un tipo, y era plenamente feliz haciéndolo.


Ahí se me vino absolutamente todo abajo, las piernas me temblaban, no podía articular, ni digitar, creo que incluso no podía pensar. O tal vez sí, pensaba que qué imbécil el novio que tenía, que le soltaba la lengua a un completo desconocido, y no tener dos dedos de frente como para quedarse algo para sí, me contó su vida, no sabiendo el que estaba al otro lado de la pantalla, me contó sus aventurillas sexuales, no sabiendo que me estaba matando al otro lado. Sentí que el castillo dulce rodeado de pajaritos zonzos, se desplomaba encima mío. Ya en ese momento creo que no había más hígado para resistir, no pude más, creo que hasta ese momento, fue suficiente, me vi herido, con el autoestima por el suelo, humillado, burlado, y tras del hecho yo no era sino un novio aburrido, cuyo interés quedaba en segundo plano.


Decidí suspender la conversación, me quedé en "silencio" un momento, y decidí llamarlo, (recuerden que era viernes 9:30 pm, vivimos a 4 cuadras), lo saludé como acostumbraba, tragué 3 litros de saliva, aguantando las ganas de insultarlo, sólo por dos minutos, le pregunté qué hacía a lo que respondió: "Viendo videitos chistosos en Youtube", le pregunté que si podíamos vernos, sólo un momento, le dije: "Es viernes, noche, estamos cerca, hagamos algo...", su respuesta fue una negativa rotunda..., (ahora me pregunto si tenía pensado encontrarse con mi inexperto amigo Iván), le insistí un par de veces, porque quería que nos vieramos y hacerle el reclamo en vivo, sin shows, pero tan obtuso personaje se negó rotundamente, argumentando que estaba en pijamas, que la mamá..., que yo no sé qué. A las 9:35 de la noche, del 12 de diciembre de 2008, Pridamo explotó y le dijo todo esto que les está contando, con la ira más grande que jamás haya sentido todas las palabrotas que me enseñaron en la costa no fueron suficientes para insultarlo, le dije el verguero más grande que jamás haya salido de mi boca, le dije que me esperara en la puerta del edificio que iba para allá, y que más le valía estar ahí, pues estaba seguro que se iba a aparecer, no me gustan los espectáculos, pero hubiese sido capaz de bajarlo desde ese quinto piso a gritos, por lo menos en ese momento hubiese sido muy capaz, estaba lleno de una ira indescriptible.


Para mi sorpresa, me lo encontré una cuadra antes, con los ojos rojos, llenos de lágrimas, y no me creerían el llanto incoercible que tuve que presenciar, perdón, y perdón, y más perdón me decía, y más lágrimas, y yo... palidecía de la ira indescriptible que sentía, le dije lo típico, que era lo peor que se muriera, bla, bla, bla. Aún me sorprendo de mí mismo, tiempo después me arrepentí de no haberlo molido a golpes en ese momento, creo que se lo merecía, pero no hubiese sido capaz jamás de golpear a nadie, mucho menos a alguien a quien quise tanto (además estábamos justo diagonal a una funeraria, repleta por cierto). ´


Lo que hice en los días subsiguientes, fue llorar, estar muy triste, devolverle todo lo que me lo recordaba, y darme cuenta que era un total infeliz. Me tocó verlo varias veces por reuniones en la universidad (recuerden que nos ibamos a graduar) y pude verlo tan feliz, tan contento, tan pleno, mientras mi tristeza y mi pesadumbre hedían a kilómetros. Además de aplastarme de esa forma, no contento, remató diciendome en mi propia cara, que todo tiene su final, que no me había dicho por lástima (palabras textuales), por miedo a que yo cometiera una locura (que me suicidara o algo así..., ja!) y que el último tipo le interesaba (hope you get along), y que además de tooodo me iba a terminar ese fin de semana. Aún me pregunto cómo carajos no fui capaz de molerlo a golpes.


El día del grado, me dirigí a él y le dije que quería que me tomaran una foto con él, la mamá la tomó, le dije que se acordara de mí toda su puta vida cuando la viera, y hasta el día de hoy no lo he vuelto a ver . Puse paredes, selva, y kilómetros de tierra entre él y yo. A veces vuelve su hedor en forma de recuerdos, pero puedo decir que he vuelto a mí.



La vida me enseñó a las patadas lo difícil que es tener una relación, agradezco a los Dioses del Olimpo el haberme dado cuenta antes de cometer alguna estupidez (rules must be obeyed) , sé que mi modus operandi no fue el más honesto, pero me libró de un ser despreciable y lo mejor, pude comprobar lo que me sospechaba, me di cuenta que nunca se conoce a alguien por completo, me convencí que hay gente completamente absurda rondando por ahí, y que siempre se pueden obtener sorpresas de la inconmensurable estupidez humana (como en este caso). No sé si vuelva a creer en el amor, no sé si vuelva a enamorarme, no sé si conozca a alguien interesante, pero conociéndome sé que así va a hacer. Ahora puedo decir, soy feliz, muy feliz, y más feliz aún de darme cuenta que no fue una pérdida, el ganador fui yo...

Escribí todo esto a manera de catarsis, y juro que es la última que hago, era simplemente porque necesitaba decirlo, necesitaba desahogarme por última vez y además porque es una buena historia. Si Hector hace rato estaba muerto, ahora puedo decir que con esto está enterrado. Hoy se cumplirían 4 años y 3 días de noviazgo, celebro porque no haya sido así. Dondequiera que esté espero que vea esa foto y le de una punzada en el estómago, y sienta el mismo hachazo en la espalda al darse cuenta quién y a quién realmente perdió...




Muchas gracias por leerme!!! (lots of comment please...)

9 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Señor Pridamo, aunque era el fin fatal que por supuesto había anticipado, no me queda más que decir que qué bueno que usaste la escritura como catársis, ya sí de verdad, puedes empezar a construir.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  3. Pridamo... digamos que en la guerra y en el amor y en este caso cuando se esta en guerra con el "amor" la formas para librarse de una mala experiencia son facilmente jusficadas, no importa el medio ni la forma...es mejor estar lejos de eso que nos destruye....

    Saludos,

    ResponderEliminar
  4. Bellisimo... el relato

    Claro que no lo moliste a golpes... uno da de lo que tiene Prídamo, no le pidas manzanas al limón... no diste golpes por que no eras así.

    Como dice Akira..."Entre el cielo y la tierra no hay nada oculto"... la verdad llegará, siempre ha llegado, seguirá haciéndolo.

    Celebro la catarsis, esa que ha ayudado a muchos, incluyéndome, a liberarse de sus tristezas y sus demonios. Dark Angel, Akira, LCC, Milo, Joey, Monchis, Potter, Jako, Gustavo Puntila, Yo... hemos usado el precioso don de las letras para echar los lastres al abismo y poder seguir caminando mas livianos.

    Celebro la visión que tienes ahora... parecida a la mía... a la de muchos... fresco a él lo odias por no ser honesto... a mi me han dado duro por ser todo lo contrario.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por el comentario que me dejaste; en este momento no puedo leerte, estoy apurado agradeciendo los comentarios, y hacerlo así me parece una falta de respeto. Pero volveré.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Que buena historia, pero admiro el final, la manera en que manejaste la conclusión me agrada demasiado, la verdad no te imaginas cuanto se parece esta historia a mi ultima relacion.

    En cuanto a la catarsis, entonces para que tienes un blog sino te sirve para liberar esos demonios que aunque muertos aun rondan.

    Sigue asi, buen trabajo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Lo importante, creo yo, es que saques experiencias positivas de esta desilusión poco corriente. Lo que no nos mata, nos hace más fuertes; es un viejo cliché que guarda mucha veracidad.

    Lo importante es que tú seguirás adelante, conocerás otras personas, experimentarás otras emociones, vivirás otras vidas; y probablemente, tal vez, cabe la posibilidad de que te vuelvan a decepcionar; pero, créeme, de alguna forma sabrás recuperarte, levantarte y avanzar. Te lo digo por experiencia. Llegará un momento en que voltearás la mirada hacia este momento y te permitirás una sonrisa, un gozo íntimo particular, porque tomaste la decisión correcta. De verdad, espero que sí.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Que bien,

    Ya salió.

    Estoy seguro que te sientes mejor de haberlo dicho y dejado escrito en limpo.

    en unos cuantos meses volverás a pasar por estas letras y es seguro que las mirarás con otros ojos.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  9. Que increíble redacción, que historia tan sorprendente y que formidable actitud.
    Excelente.

    ResponderEliminar